La contundencia del paro le marca la cancha a Milei
Miércoles 22 de Mayo de 2024

Análisis y opinión

Huelga

La contundencia del paro le marca la cancha a Milei

La CGT convocó a la segunda medida de fuerza en la gestión libertaria y las calles estuviera desiertas. ¿El Gobierno escuchará el reclamo o hará oídos sordos?

9 de Mayo de 2024

Apenas cinco meses lleva Javier Milei en la Casa Rosada y desde que asumió empeoraron todos los índices, creció la inflación enormemente, los sueldos se pulverizaron y se licuaron los ahorros. Las medidas económicas tomadas por su Gabinete afectar a la clase media y se profundizó una crisis financiera que se viene arrastrando desde hace varios años.

 

Ante este panorama complejo, que no parece tener un horizonte de mejoras sustanciales en el corto plazo, la Confederación General del Trabajo convocó al segundo paro general en la era Milei. La iniciativa fue contundente, las calles estuvieron desiertas y el caudal de personas fue bajísimo, lo que se traduce en un mensaje categórico hacia el Gobierno Nacional.

 

Teniendo en cuenta a la huelga se plegaron prácticamente todos los sectores del transporte a lo largo y a lo ancho del país, se estima que es el paro más importante de las últimas dos décadas. Esto se debe a que se unieron no solamente la CGT, sino también por las dos CTA para marcarle la cancha al Presidente para que le ponga un freno al voraz ajuste.

 

A pesar de que desde el oficialismo intentaron minimizar el plan de lucha, lo cierto es que la contundencia fue sorprendente y todo en un contexto donde en el Senado se debate la Ley de Bases que ya cuenta con media sanción en Diputados. El proyecto enviado por el Ejecutivo propone una serie de reformas que benefician al empresario en detrimento de los trabajadores, siendo un llamado de atención para las centrales obreras.

 

La adhesión fue prácticamente total y los sindicatos que se plegaron manifestaron su importancia. Sin embargo, más allá de lo ocurrido durante esta jornada, una de las mayores incógnitas que se plantean a partir de ahora es cuál será la reacción del Gobierno Nacional a la segunda huelga en lo que va de la gestión.

 

Hasta el momento, salvo algunas renuncias que obedecen más a cuestiones políticas internas, Milei no parece dispuesto a levantar el pie del acelerador en el camino del ajuste. Por el contrario, confiado en los números de aceptación de su imagen que le acercan desde su círculo cercano, sigue confiado en que cuenta con el mismo apoyo que supo cosechar en las elecciones.

 

Los efectos de las medidas se van sintiendo cada vez en los sectores afectados por la estrategia de recortes profundos para instalar un superávit que no es tal. En estos meses se apreciará fuerte la quita de subsidios y el aumento en las tarifas de servicios públicos, con incrementos exorbitantes en la luz y el gas que se suman a otros aumentos producto de la desregulación de la economía.

 

Sobre el paro en cuestión, el Secretario General de la CGT, Héctor Daer, expresó que el paro general “es el llamado de atención a las autoridades para encontrar un rumbo que rectifique el daño social que genera las medidas que están tomando”, a la vez que señaló: “Efectivamente estamos discutiendo el rumbo del país y las políticas que se llevan adelante, y todas las acciones que viene dañando el entramado social de nuestro país”.

 

“El Gobierno tiene que tomar nota. Debe tomar nota de lo que significa para reconfigurar su política de ajuste que nos está llevando a extremos. Lejos de ser sustentable, nos está llevando a extremos a muchos sectores de la ciudadanía. Difícilmente se podrá recuperar si siguen estas políticas”, explicó Daer sobre la huelga y la reacción que deberían tener en Casa Rosada.

 

Pero, más allá de los pedidos de la central obrera, las reacciones de Milei y su entorno parece estar lejos del razonamiento. Con las medidas ya anunciadas, en los próximos meses se profundizará la crisis que recae sobre los bolsillos de los argentinos, y el Ejecutivo no está dispuesto a disimular que su objetivo no solamente es achicar el Estado a su máxima expresión, sino también obedecer el plan del Fondo Monetario Internacional.

COMENTARIOS